Inicio / Opinión

Buena gente VS gente de bien

Le di el libro, que era el único soporte de papel que llevaba conmigo. La dedicatoria es corta: “Un abrazo para (mi nombre). Salud y felicidad”
    • F.A.
    • |
    • 5 de noviembre de 2018

    El 22 de marzo de 2014, sobre las 6 de la tarde, estaba con un grupo de amigos en la manifestación “Marcha de la dignidad”, de las últimas manifestaciones masivas para expresar los graves daños que los recortes neoliberales provocaban sin miramientos.

    En la Plaza de Colón vi a Álvaro de Luna, muy cerca de mí. No me pareció que fuese acompañado, sino que estaba en la manifestación un poco a su aire, con sus reflexiones personales. Le observé un buen rato, yo quería intercambiar alguna palabra con él, un autógrafo al menos, pero me asaltaba la duda: “¿y si le molesto?”.

    Me fijaba en su gesto y me transmitía paz, así de sencillo, le miraba y me transmitía paz. Por fin me decidí y muy cauto y respetuoso le dije: “perdone señor… le importaría firmarme un autógrafo en este libro? Tenía temor por si me pedía que le dejase en paz, pero el temor me lo desmontó con una maravillosa sonrisa y con palabras tranquilizadoras: “claro, por supuesto”.

    Le di el libro, que era el único soporte de papel que llevaba conmigo. La dedicatoria es corta: “Un abrazo para (mi nombre). Salud y felicidad”. Que mejor autógrafo, desearme salud y felicidad, que al final es lo que cuenta en la vida. Después le agradecí el gesto e intercambiamos unas breves palabras, en el sentido de desear que nuestras voces, la masiva asistencia, el clamor contra la injusticia de la desigualdad, sirviesen para algo, como quien ve una estrella fugaz y pide un deseo.

    Fue en alguna entrevista en televisión o prensa (no recuerdo bien), antes de este autógrafo, cuando vi claramente que Álvaro de Luna era BUENA GENTE (y lo pongo con mayúsculas porque lo merece).

    Al escuchar de su muerte, aunque no tenía trato con él sentí una extraña pena y que España era un poco peor, ya sé que una persona no es bastante para hacer mejor o peor una sociedad…¿o sí?, igual si, no hay más que ver la historia del S. XX y lo que llevamos del XXI, los dictadores en Europa, Latino América, Asia y África, un dictador, una sociedad arruinada. Y a esas personas como Gorbachov, Jean Monnet, Luther King, etc, etc, una sola persona y una sociedad mejor.

    La extrema derecha y la “derechona”  se autodenominan “gente de bien”, se han apropiado de un término que ha perdido su verdadero significado, allá ellos, ahora sabemos como debe definirse en plan sorna y en serio con ironía, a gente corrupta de guante blanco, xenófoba, racista, clasista, tirana, déspota y matona que además  se confiesa para seguir pecando.

    No confundamos los términos por tanto, la Buena Gente no es la gente de bien. ¡Dónde va a parar!

    Escuchando la desesperación, tristeza y rabia de Juan Echanove en La Ser ante la muerte de otro de sus amigos, sentí mucha empatía por su dolor y pensé: “has perdido a un gran amigo, salvando las distancias, los españoles, Europa, a “una Buena Gente”. Y también sentí rabia y no sé por qué recordé a Alfredo Landa a Chús Lampreave, a Luís Ciges, a Manuel Alexandre, a Agustín González, López Vazquez, Fernán Gómez, Paco Rabal, a Carmen Alborch y a tanta y tanta Buena Gente, y no pude evitar pensar que el porcentaje de energúmenos de ultraderecha, gente de bien que se autodenominan, de prensa simplona que desparrama mentiras y odio o sumisión y zalamería al poder neoliberal y déspota o a lo más dictador del país de la eterna transición, ha aumentado.

    El libro que ofrecí a Álvaro de Luna para que me firmase era “Tratado de la Servidumbre Liberal. Análisis de la sumisión”, de Jean-Leon Beavuois. Yo creo que es un buen libro para su autógrafo y su deseo de salud y felicidad.

    Que gran pena no poder disfrutar de la compañía y los debates con él, con toda esa Buena Gente que se ha ido sin poder disfrutar de una charla con todos.

    Aquí seguimos, con sometimiento al casi desierto cultural, de debate serio, lleno de gente de bien que en la red asocial “colmenar dice y opina” desparrama demagogia simplona y analfabeta, que vuelven a negar el holocausto, o a justificar que mataran en Mauthausen a miles de españoles. Perfiles falsos para honrar a la derecha sin más argumentos que la faltonería al adversario. ¡Cabestros al servicio de los más ricos de entre la gente de bien!, en lugar de desparramar decálogos de cómo ser un buen patriota, aprended algo, aprended como ser buen escritor, como ser buen ingeniero, fontanero, enfermero, investigador, simplemente aprended a respetar, a escuchar a quien sabe más que vosotros, que se están yendo sin que vuestra borreguez se pliegue un poco ante las personas que os hacen mejor la vida, desagradecidos.

    Descanse en pan Sr de Luna, descansen  todos en paz, su legado nos guía entre tanta infamia.



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio