Inicio / Colmenar Viejo

El insoportable Colmenar de los 50.000 habitantes

Si Colmenar Viejo tiene 50.000 habitantes, lo que no se sabe muy bien por qué ha sido publicitado con foto incluida por el Ilmo Sr. Alcalde de este “ni pueblo ni ciudad”, es debido a la cultura del pelotazo que imperaba en el año que se aprobó el actual Plan Urbanístico, año 2002.
    • Alhajas en decadencia
    • |
    • 16 de mayo de 2018

    Haber nacido en Colmenar Viejo da una perspectiva que no tienen quienes llevan poco tiempo en Colmenar Viejo. Es cierto que esa perspectiva tiene también una parte subjetiva y otra objetiva.

    Si Colmenar Viejo tiene 50.000 habitantes, lo que no se sabe muy bien por qué ha sido publicitado con foto incluida por el Ilmo Sr. Alcalde de este “ni pueblo ni ciudad”, es debido a la cultura del pelotazo que imperaba en el año que se aprobó el actual Plan Urbanístico, año 2002.

    Cuatro borradores, los primeros, con mayoría simple del PP moderados en crecimiento poblacional, con amplias zonas verdes, equilibrio entre población y servicios, el aprobado al final dio en la diana del pelotazo imperante entonces, menos zonas verdes, muchos más pobladores (hasta 100.000 habitantes, monstruoso).

    Consecuencias de ese desmán ya se ven a todas luces:

    Un tráfico rodado insoportable que ocupa espacio, hace ruido, contamina y desquicia. Está motivado por la lejanía de las viviendas con los principales edificios públicos, por ser una gran parte de Colmenar una ciudad dormitorio y por esa incultura de usar el coche para ir a cualquier parte, no sé cómo lo hacíamos, cuando íbamos andando a esos mismos sitios, incluso las mamás nos llevaban andando al cole, y curioso, llegábamos a la hora.

    Mientras 3/4 partes de España se deshabita por la patética política poblacional española, enquistada desde el siglo XIX, la provincia de Madrid se hace insufrible, y Colmenar, hace ya mucho considerada área metropolitana, no iba a ser menos (ver La España vacía de Sergio del Molino o Los últimos, voces de la Laponia española de Paco Cerdá).

    ¿Dónde está la buena noticia de que Colmenar Viejo haya alcanzado los 50.000 habitantes?, ¿es bueno por eso?, ¿es mejor la vida por eso?, ¿tenemos una vida cultural intensa por eso?, ¿tenemos mayor calidad en colegios e institutos por eso?, ¿tenemos una atención en el ayuntamiento y del ayuntamiento infinitamente mejor por eso? Es obvio que tener 50.000 habitantes no lleva implícito tener todo lo señalado mucho mejor, de hecho, unas cuantas cosas han ido a peor.

    Un ejemplo muy curioso es votar por barrios, por ejemplo cerrar un parque o poner el nombre a otro, donde solo podían votar los del barrio, como si los parques no fuesen de todo el municipio, realizados y “mantenidos” con presupuesto municipal, de todo el municipio.

    Como Colmenar ya es mucho más grande de lo que nos gustaría a no pocos colmenareños (subjetivo, pero no menos importante en la percepción de calidad de vida), este queda dividido en barrios (dentro de lo malo es preferible eso a llamarse sectores, cosa fría donde la haya). ¿Qué implica eso?, una barrera psicológica que termina afectando a la cohesión de un municipio. Un “micro-nacionalismo”, yo soy de tal barrio, tú de ese otro, ella de otro barrio. El Sr. Alcalde reúne por barrios y por tanto los vecinos se identifican con sus barrios, no con su pueblo.

    Con menos habitantes es más fácil la cohesión social, el conocimiento de las peculiaridades del pueblo, las actuaciones del ayuntamiento o sus inacciones.

    Otra perniciosa desventaja de ser 50.000 habitantes (y lo que queda) es la masificación y pérdida de calidad de servicios como los centros de salud, falta de plazas públicas de residencias para no tener que “desterrar” a los familiares, y el último grito en degradar el derecho a la intimidad, instalar cámaras  para vigilar una parte de nuestras vidas, esto en pocos pueblos pequeños se ve, aunque hay snobs del mal llamado y mal entendido “avances tecnológicos”.

    Presión sin precedentes sobre los campos que rodean Colmenar (todo en coche). Eso con todo el respeto a la libertad de cada cual, no se veía hace 30 años y disfrutábamos muy bien del campo.

    Respecto a lo que va a quedar de fiestas y eventos “tradicionales”, a la vista está. Las fiestas patronales convertidas en un ir y venir de coches y mucha dispersión, lo que conlleva menor vida social a la hora de festejar “juntos” las fiestas.

    Por haber participado activamente tanto en la Vaquilla como en la Maya puedo decir (subjetivo) que en mi opinión la Vaquilla se ha convertido en otro carnaval más y la Maya… ¿Se puede explicar la conversión de fiesta pagana en fiesta católica llevando a las niñas (antes adolescentes, ahora niñas) a hacer una ofrenda a la virgen?. Impresionante actitud.

    Menos mal que hay asociaciones culturales: Pico San Pedro, Banda de Música, Corales, La Luciérnaga, grupos de música o deportivas: club de atletismo, fútbol, balonmano, etc.

    Menos mal que está la Universidad Popular o la casa de la juventud, y un trabajazo de historia, antropología y arqueología llevado a cabo por personas que aman lo importante de un pueblo (gracias a todos, un gran legado), todo ello nacido cuando en Colmenar éramos unos 20.000 habitantes.

    ¿Qué ha traído el Colmenar de los 50.000 habitantes?: Destrucción del cine-fórum y música-fórum, centros de consumo, ocio de consumo, descohesión social, destrucción del comercio de calle y un peculiar grupo de facebook que no tiene desperdicio, entiéndase la ironía.

    Ni tres autovías de tres carriles cada uno arreglarán el desaguisado del Plan Urbanístico de 2002.



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio