Inicio / Opinión

El pacto del beso… y el beso de Judas.

PODEMOS Colmenar Viejo analiza la situación actual de pactos, ante las más que eminente repetición de las elecciones generales, basándose en acuerdos traicioneros o acuerdos progresistas donde convergfen las verdaderas fuerzas del cambio
    • Javier Barbancho-Responsable Prensa PODEMOS
    • |
    • 19 de abril de 2016

    Tratar de concretar la situación política actual y las dificultades inherentes para formar gobierno puede resultar temerario. Pero sobre todo, intentar explicar las posiciones de los diferentes actores políticos se nos antoja tan complejo como el encaje de las piezas del cubo de Rubik, para darle la uniformidad necesaria y reconocer cada uno de los colores y su posición en el cubo.

    Aun así, el Círculo Podemos de Colmenar Viejo ha asumido la tarea de expresar públicamente nuestro propio análisis y el papel que juegan algunos de los colores que componen el famoso juego, o lo que es lo mismo, el de algunos de los actores principales de este aparente galimatías político.

    El “Pacto del Beso”

    Durante la segunda sesión de investidura del candidato del PSOE, Pedro Sánchez, apoyado en exclusividad por Ciudadanos además de la diputada de Coalición Canaria y tan malograda como la primera, nuestro compañero Pablo Iglesias lanza una propuesta -a día de hoy con plena vigencia- que no solo pretendía poner a disposición del Congreso una chanza que dulcificara la irritación dialéctica del pleno de investidura anterior. La intencionalidad central de dicha propuesta no era otra que ofrecer al candidato del PSOE, la posibilidad de alcanzar un acuerdo de gobierno de carácter progresista, con las fuerzas del cambio… del cambio auténtico: Podemos, Compromís, Unidad Popular-Izquierda Unida y naturalmente el “socio” imprescindible, el propio PSOE. Es lo que el portavoz de Podemos, denominó como ¨EL PACTO DEL BESO¨. Esta propuesta no era nueva, significaba la consolidación política de las reuniones y contactos previos que ya se habían producido en jornadas anteriores al debate de investidura, entre estas cuatro fuerzas parlamentarias.

    “El Beso de Judas”

    Sin embargo, el candidato Sánchez, responde a esta propuesta con otro beso, un beso trufado de mentiras, de tergiversaciones, y de insidias. Pero sobre todo, impregnado hasta la médula de traición.

    La mentira insistente y reiterada, viene dada a partir de una afirmación rotunda de Sánchez y sus colaboradores, basada en una ficción matemática. A saber, que la suma de los diputados del PSOE con los de Ciudadanos (90 más 40 dan 130) sobrepasa numéricamente a la del ´PACTO DEL BESO” (65 de Podemos, 4 de Compromís, 2 de UP-IU más los 90 del PSOE). Inequívocamente, la cifra de diputados se concreta en 161. Y 161 es mayor que 130 (utilicemos símbolos matemáticos para esta última lectura y “facilitar su comprensión”).

    El candidato a la presidencia de gobierno del PSOE, tiene un acuerdo con Ciudadanos. Todo un Programa de Gobierno, que al parecer contiene hasta doscientas medidas. Un acuerdo de gobierno que no deroga ninguna de las leyes más regresivas y antipopulares del gobierno de Rajoy. Amparado en ese pacto, alcanzado desde posiciones neoliberales en lo económico y por lo tanto en lo social, aportación incuestionable del partido de Rivera -pacto por otra parte, legítimo a todas luces- el candidato Sánchez ignora la propuesta del ¨Pacto del Beso¨ con otro beso: ¨EL BESO DE JUDAS¨, por traidor y por acusador.

    Es traidor, profundamente traidor, porque el acuerdo entre Sánchez y Rivera se pergeñó antes, durante, y después de los contactos para intentar llegar a acuerdos de gobierno con los partidos del cambio real. Representando una falsa actitud de entendimiento, Sánchez y los suyos ya se habían vendido a los intereses del sistema financiero, representados y aportados por los nuevos cachorros políticos del Ibex 35.

    Acusador, porque pone su dedo delator sobre aquellos que, manteniéndose fieles a parte de su proyecto político -solo a una parte, por la lógica necesidad de llegar a acuerdos- niegan la abstención en la investidura y con ello, la sumisión a la parte neoliberal y antisocial de la propuesta del PSOE-Ciudadanos. Y estos acusan: “Aquellos que no acepten nuestro acuerdo están facilitando la continuidad del gobierno del PP y sus políticas¨ y criminalizan miserablemente, desde el punto de vista político, fundamentalmente a Podemos. Desde Podemos proponemos invertir los términos. ¿Por qué El PSOE, que se ampara en el repudio de la abstención de los grupos soberanistas, no alcanza un acuerdo de gobierno con las fuerzas del cambio y plantea la posibilidad de la abstención a Ciudadanos en aras de esa gobernabilidad, sentido de estado y ruptura del bloqueo institucional, que tanto reclama? Ante la más que segura negativa de Ciudadanos a apoyar este acuerdo de gobierno… ¿Acusaría el PSOE a este partido de inmovilismo, de favorecer la continuidad de Rajoy, de falta de sentido de estado? Todas y todos sabemos que no. Con toda seguridad concedería a Ciudadanos el beneficio de la comprensión.

    Pero es que esa posibilidad no se va a dar nunca. Y no se va a producir porque intuimos que las intenciones auténticas del Sanedrín del PSOE, más que del propio candidato, no pasarán nunca por cogobernar con Podemos. Y aun así, no hay nada que deseemos más que equivocarnos en esta conjetura, si se llegara a concretar un acuerdo y por ende un gobierno de progreso y de ruptura con las políticas hasta ahora implementadas por el ala más dura de la derecha.

    Pero además, hay algo de insidia, de inmoralidad en el mensaje repetido hasta la saciedad por Sánchez y Rivera. Tanto PSOE como Ciudadanos, no cesan de extender la idea de que no abstenerse en la investidura, ha significado votar con el PP. Y afirmamos que esa tesis es tan falaz, como transmitir que PP y Bildu han votado lo mismo. Y todo esto, en nombre de la “regeneración democrática”, “del cambio” y de “la Nueva Política”. Del PSOE, desgraciadamente, hasta se podía esperar. De Ciudadanos… que rápido han aprendido las prácticas más deplorables de la “vieja política”.

    El Pacto de la Continuidad

    ¿Qué determina esa exigencia innegociable del PSOE a Podemos para la aceptación de la investidura de Sánchez y del programa compartido con Ciudadanos? Creemos que existe una doble intencionalidad. Por una parte, la estratégica, pretende desestabilizar a Podemos, pero sobre todo a su electorado. Y más importante, por su repercusión inmediata es la negación de la propuesta mayoritaria -por el número de diputados- la del “Pacto del Beso”. O lo que es lo mismo, la evitación obsesiva de la entrada de Podemos en un Gobierno que llevara a cabo las reformas y transformaciones estructurales que este país tanto necesita. Pueden seducir o no las propuestas de Podemos, pueden atraer o repudiarse las formas y el estilo de Podemos. Pero no se le puede acusar de renuncia a su propuesta de cambio, de su fidelidad al programa propuesto a la ciudadanía.

    El pacto PSOE-Ciudadanos propone cambios -que menos. Son, sin embargo, cambios formales, cosméticos. Mantener -y en algunos casos, endurecer- la política económica y laboral del PP, la principal aportación de Ciudadanos, hacen imposible la abstención de Podemos. Nuestro partido ha nacido para cambiar la realidad, no para maquillarla.

    Y el Pacto que garantiza el cambio

    Podemos no habla de la Revolución de Octubre, tampoco del “Asalto a la Bastilla”. Ese es el mensaje repetido que pretenden instalar en la conciencia de la ciudadanía los enemigos del cambio y sus más avezados seguidores: PP, PSOE y Ciudadanos. Podemos propone, con los pies en el suelo y la mirada en la realidad social, LO POSIBLE: La dignificación de las personas, de sus salarios, de sus condiciones de vida, el acceso al trabajo, a un trabajo digno y justamente remunerado, el derecho a la vivienda, habitable y asequible, la soberanía de la gente frente a la de los poderes financieros, los servicios públicos de calidad, la limpieza de la política y de las instituciones, la supresión de la impunidad propia de la corrupción… ¿Es todo esto revolucionario…? Al parecer, sí.

    La Realidad de nuestro país

    A pesar de que la tramoya relativa a reuniones, contactos, llamadas, acuerdos… se ha impuesto en la centralidad del debate político y en la cotidianidad informativa -algo dentro de la lógica de la urgencia por conformar gobierno- es necesario recuperar el pulso, la percepción real por la que atraviesa la sociedad española, determinada por la gravedad de las sucesivas y superpuestas crisis: política, económica, social e institucional.

    No podemos, ni debemos ignorar la situación social por la que atraviesa nuestro país. Hoy, el discurso político ha sobrepasado y sustituido al debate social. Pensamos que esto obedece a una intencionalidad: Paraliza los movimientos y esfuerzos de cambio necesarios, que sin embargo sí se podrían poner en práctica, desde la política, con un gobierno de progreso y cambio real. Nuestro país, atraviesa momentos muy delicados; la mayoría social, en mayor medida. Y para revertir este estado de cosas hay que romper con las políticas del pasado.

    El PSOE, Dique de Contención del Cambio Real.

    El PSOE ha actuado históricamente –aun reconociéndole algunos avances de orden social y sobre todo en lo que respecta a los derechos ciudadanos, particularmente en el periodo del presidente Zapatero- como impedimento esencial para la consecución de los cambios necesarios para la democratización de la economía, entre otras cuestiones. También reconocemos, ha sido sentido por importantes sectores de la sociedad demandantes de cambios como una herramienta válida. Sin embargo, este partido ha traicionado, una y otra vez, las expectativas de su electorado más progresista. No olvidamos su posición en el Referéndum sobre la OTAN, ni la implantación de las empresas de trabajo temporal, ni la “Ley Corcuera”, ni el inicio del ciclo de privatizaciones del sector público, ni los ERES de Andalucía, ni sus reformas labores, ni la supresión nocturna y alevosa, en consonancia perfecta con el PP del artículo 135 de la Constitución… ni sus votos favorables al TTIP en las instituciones europeas…

    No es que Podemos no se fíe del PSOE, es que el PSOE no se ha ganado nuestra confianza.

    La Cara Negra del Cubo de Rubik

    Por sombría, oculta, y no explícita, entendemos que la oferta política del pacto PSOE-Ciudadanos, no es otra que la del “Gran Pacto” o “Pacto a la Alemana” que se concretaría en un gobierno continuista. Un gobierno con las mismas políticas practicadas por el bipartidismo, esas que nos han llevado al crítico “status quo” actual. Aunque con la característica específica española que supone la sustitución del sujeto político representante de la parte más neoliberal del acuerdo (Ciudadanos por el PP). Simplemente porque el partido tradicional de la derecha española, sufre una gravísima enfermedad infecto-contagiosa, la corrupción. Y resulta muy peligroso acercarse a él sin resultar afectado. Y todo esto, a pesar de los esfuerzos de Ciudadanos por incorporar al PP al “gran acuerdo”.

    La Gran Pregunta con respuesta

    Nos preguntamos, desde la franqueza, si nuestro país requiere la continuidad de las políticas que nos han llevado al precipicio. O, por el contrario, es exigible un cambio de rumbo que transfiera la soberanía, el bienestar y la dignidad a la gente. Si el PSOE opta por el “gran pacto”, que no nos espere. Si el PSOE está dispuesto a asumir el reto histórico del cambio real que la urgencia del momento reclama, nos encontrará. A Podemos y a otras fuerzas de progreso… pero formando parte del gobierno.



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio