Inicio / Colmenar Viejo

La Agrupación cae con contundencia en Alcorcón

Un brutal ejercicio de pegada por parte del Trival Valderas empañó el buen papel colmenareño sobre el césped de La Canaleja. Los franjirrojos dieron muestras de mejoría pese a la dureza del marcador respecto a los partidos anteriores
    • Comunicación ADCV
    • |
    • 16 de octubre de 2017

    La visión pragmática de la vida diría que un simple vistazo al resultado y a los minutos en que ocurrieron las anotaciones es suficiente para ver este partido. Observando el acta federativa, podría llegar a pensarse que el papel del Colmenar en su visita a la Canaleja arrojó una mala imagen, a mitad de camino entre la desesperación del que no le salen las cosas y el abandono del que baja los brazos. Vaya por delante que si en esta crónica hablamos de un ejercicio de pragmatismo del Trival Valderas de Pablo Fernández “Momo” no lo haremos con intención ninguna de minusvalorar ni sus méritos sobre el verde ni el valor de su propuesta. Pese a que haya quien lo piense, no somos aquí unos románticos del estilo, ni unos líricos del fútbol que sienten que su mayor deber es el enriquecimiento a nivel visual de un deporte ya de por si bello como es el fútbol. Si optamos por una vía para llegar a los resultados se hace teniendo en cuenta los factores que nos pueden llevar hacia el fin último de la competición, que no es otro que la victoria frente a un rival cada semana. Ahí entronca esta nuestra propuesta con otras. Sin más ni menos argumentos, sin ningún tipo de juicio de valor ni retóricas de novela “pulp”. Ya lo cantaba Rosendo, Maneras de Vivir.

    Y en ese punto aludimos al partido, al que el conjunto serrano saltó con los deberes hechos y sin huellas de ataduras en las muñecas. El Colmenar movía el balón con la fluidez que se había echado de menos semanas atrás, con la alegría del que siembra entre semana para recoger el domingo, con el desparpajo que tanto se había echado de menos tan solo siete días antes en la misma localidad frente al Alcorcón B, y que comenzó a asomar tímidamente la patita por debajo de la puerta en el duelo frente al Getafe B del jueves. Tan cierto es esto como que el Trival dejó claro que no iba con munición de fogueo, y dio solo un aviso al equipo visitante. En el segundo, un certero remate de cabeza desde la frontal adelantaba al conjunto local. El Colmenar se sacudía el polvo tratando de construir su juego desde atrás, y cada acto de valentía visitante era contestado con más pólvora por parte del Trival. Tras una buena combinación por banda, Víctor sirvió un balón que Vivi remató en el segundo palo, estrellándose en la madera. A esto el equipo anfitrión contestó con una contra tan rápida como demoledora, con su lateral izquierdo incorporándose por su costado para descoser el balón con un chut tan escorado como pleno de potencia que acabó limpiando de telarañas la escuadra de la meta de Pablo, quien poco pudo hacer.

    El Colmenar no se dio por aludido y siguió sembrando para recoger, quizá no hoy, quizá no mañana, pero sembrando. El centro de la defensa formado por Dani y Edu se sacudió la sombra de la sospecha que amenazaba desde el inicio del partido y en labores de construcción lograba conectar con un providencial Castillo bien auxiliado por oh capitán mi capitán  Nevado y Julián en la construcción, las incorporaciones de Huertas y el ya mencionado Victor por los costados permitían a los de la franja avanzar hacia la meta rival, mientras que por el centro, el inédito tridente formado por Anto, Vivi y Castro permutaba posiciones y movimientos, amenazando la espalda de la defensa local. Tanto Anto como Castro fueron protagonistas de acercamientos a terrenos sinuosos, aunque sin fortuna en la definición. El Trival mientras, volvía a aumentar distancias antes del descanso, en esta ocasión por la vía del balón parado.

    El descanso pudo haber sido un rosario de reproches, caras largas, “y tú más”, pero no. Las caras del Colmenar al salir de la caseta no anunciaban rostros descompuestos, ni hundidos pese a la dureza del marcador. La dinámica no cambio, oportunidad para el Colmenar y gol para el Trival. En primer lugar, una jugada por el costado acabó con un balón en el corazón del área en el que un segundo de tiempo evitó que el omnipresente Víctor pudiera cazar el rechace que le hubiera permitido rematar sin más  oposición que la del guardameta. En segundo, una pérdida en la zona de creación colmenareña acabó convertida en virtuoso eslalon por parte del Trival para rematar al mismo palo que había rematado Vivi en el primer acto, pero con distinto final, acudiendo el balón a su encuentro con la red en un gol que puso en pie a la afición local.

    Con 4-0 y el Trival disfrutando tanto del fantástico (espectacular) ambiente de La Canaleja como de su incontestable dominio en el marcador, el Colmenar optó por no agachar la cabeza. Y allí donde otros equipos se hubieran plagado de reproches como antesala a llevarse el saco de goles, el Colmenar se empeñó en volver a su propuesta, tratando de compensar el corazón con la cabeza y las piernas. Comenzaron a moverse los banquillos, incorporándose al césped por parte visitante Ivo en sustitución de Huertas, y Jose Manuel en sustitución de Julián, además de Sergi por Anto algunos minutos después. Con el Colmenar como gestor del esférico y particularmente incisivo  de medio campo hacia delante, el partido terminó por romperse. El Trival gozó de opciones para incluso aumentar su renta por la vía del contraataque, mientras que el equipo serrano dispuso de las suyas tanto a través del juego elaborado como del balón parado para recortar distancias. Finalmente el gol colmenareño llegaría en la última acción del choque, cuando Castillo remató a la red un espectacular servicio de córner ejecutado por Víctor. Un gol al que se suele llamar de la honrilla, pero que más que honrilla representa esfuerzo y acierto incluso en esos días en que Don Fútbol (lean a Enrique Ballester) niega con la cabeza.

    Es habitual en estas crónicas acabar con una especie de moraleja, pero seguramente en esta ocasión habrá quien piense que ante un 4-1 pocas cosas positivas pueden salir.  No sé si estoy en lo cierto, lo cierto es que estoy aquí, se lo que vieron mis ojos, maneras de vivir.

    Jugaron: Pablo, Huertas (Ivo), Víctor, Dani, Edu, Castillo, Nevado, Julián (Jose Manuel), Castro, Vivi y Anto (Sergi).



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio