Inicio / Colmenar Viejo

Microensayo: Filosofía del (mal) trato en las residencias. II

Si alguien NO quiere “irles dejando morir”, pone todos los medios necesarios para que eso no ocurra y sobretodo atiende las reclamaciones y no da justificaciones y respuestas evasivas, poniendo difícil no pensar en el paralelismo existente con los juicios de Nuremberg
    • Familiar afectado
    • |
    • 25 de septiembre de 2017

    Durante uno de los muchos debates que manteníamos los alumnos de la asignatura de Ética en 1º de BUP, se trataba este mismo tema: “¿Cómo mantener a los ancianos?”. En mi memoria quedó grabada una sola frase que alguna vez viene a mi cabeza, una frase de uno de mis compañeros que nunca sabré si dijo en serio, en broma o si repitió lo que escuchó a alguien: “Hay que matarlos, no producen y crean mucho gasto”. Nos dejó impactados, pero eso dijo dando la cara.

    ¿Podemos estar seguros de que entre quienes gestionan las residencias alguien no opina algo similar en sus adentros pero suavizado?, por ejemplo: “hay que dejarles que se vayan muriendo”.

    Esto es solo un planteamiento, una hipótesis, pero es coherente con muchos de los relatos que residentes y familiares cuentan, incluso con noticias de prensa.

    Si alguien NO quiere “irles dejando morir”, pone todos los medios necesarios para que eso no ocurra y sobretodo atiende las reclamaciones y no da justificaciones y respuestas evasivas, poniendo difícil no pensar en el paralelismo existente con los juicios de Nuremberg.

    No concuerdan las respuestas evasivas con los hechos objetivos que ocurren en demasiadas residencias públicas y privadas, como la falta de personal sanitario (médicos, enfermeros, auxiliares); aquí el paralelismo con los citados juicios es la frase “se cumplen los ratios”. Fin de la culpa, no se contrasta con la realidad.

    Queda reflejado así en “Séneca en Auschwitz” de Raúl Fernández Vítores: “Frente al suplicio, cuya violencia era desmedida y ejemplar, la disciplina (describe por disciplina, las leyes, los organismos de gestión y sus formas de gestión, etc) es violencia dosificada y secreta. La violencia disciplinaria es correctiva, “ortopédica””.

    La esencia de este párrafo reside en lo que nos comunica la frase “violencia dosificada, secreta, ortopédica”.

    Dosificada: porque no van matando impulsivamente, pero como expondré después, quizá hay relación entre pequeñas dosis y aparición de enfermedad y/o muerte.

    Secreta: ni todos los residentes ven todo lo que ocurre, ni todos los familiares, ni todos los gestores, y mucho menos la sociedad, ocurre “a oscuras”.

    Ortopédica: se puede resumir en un “o te adaptas al hierro de la prótesis” o pereces.

    Cito otro párrafo del citado libro (“Séneca en Auschwitz”): “A uno le gustaría que todo acto de comprensión fuese acompañado de una alegría, esto es, de un aumento de potencia, que fuesen sinónimas inteligencia y felicidad. No es el caso”.

    Aquí aparece otro paralelismo; a pesar de cientos de quejas, pocos artículos de prensa, algunas cartas a directores de medios de comunicación, que dejan meridianamente claras las carencias, omisiones, y problemas de las residencias, que muchos de ellos desembocan en enfermedades evitables y no pocas en muerte por “violencia dosificada”, no percibimos ánimo ni voluntad clara, rigurosa y metódica de solventar este gran problema que tanto sufrimiento causa a residentes y familiares, por lo tanto, conocimiento, inteligencia, ésta entendida como cualidad que permite saber, y poder  para encontrar las soluciones, no son igual a felicidad, ese es el drama, ese fue el drama del que venimos. “Todo lo que sucede es síntoma de algo futuro” decía un filósofo griego.

    Y ahí estamos, “Auschwitz, como síntoma premonitorio es precisamente nuestro mundo”. “Es el mundo del capitalismo globalizado, el del capital financiero que ya no compite, al que solemos llamar imperio” (Séneca en Auschwitz). Un capitalismo que ya no necesita a las personas para seguir siendo poderoso, le sobran personas en el mundo.

    Y se da otro paralelismo: Fondos buitre (especulativos en esencia) dueños de residencias.

    Enormes retrasos en el pago de la ayuda reconocida y/o en la asignación de plaza, lo que provoca en numerosas ocasiones la bancarrota de multitud de ancianos que han dejado sus pocos recursos en las cuentas de las residencias privadas, todo ello con el pleno conocimiento de quienes gestionan la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. CONTINÚA.



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Una respuesta a Microensayo: Filosofía del (mal) trato en las residencias. II

    1. Maria Angelica dijo:

      Estoy siguiendo estos articulos y me parecen el claro reflejo de una realidad que nos atañe a toda una sociedad que se mantine impasible ante un drama que nos aqueja a todos..no solo a los que nos ha tocado de cerca sino a los que vienen detras


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio