Inicio / Colmenar Viejo

Nuevo tropiezo de la Agrupación en el Alberto Ruiz

Pese a comenzar dominando en el marcador, el primer equipo de la ADCV cae derrotado en casa frente a un San Fernando que con esta victoria se mantiene en la zona noble de la clasificación
    • Comunicación ADCV
    • |
    • 10 de octubre de 2017

    No fue el mejor día para el Colmenar. Empecemos por ahí. ¿El equipo llegaba tras una buena semana de entrenamientos? Sí.  ¿Con la ilusión de poder brindar a sus aficionados un gran partido sobre el césped del Alberto Ruiz? Sí. Tan cierto como que acabó por parecer una visita al dentista, y más que por el rato de la silla, la jeringa de la anestesia y las limas Hedstrom, por ese rato de sala de espera. Ese olor a impecable, esa música agradable, esas revistas de National Geographic. Cuando eres nuevo, o llevas demasiado sin acudir, todo eso te mosquea. Quizá de puro perfecto, como queriendo hacerte olvidar que vas ahí a abrir la boca y a que te hurguen. El principio de este partido fue algo parecido. El Colmenar consiguió conectar en los primeros diez minutos dos veces con sus delanteros y tanto Vivi como Anto pusieron el suspiro en la boca de los presentes. Aparentemente todo pintaba bien, y mejor aun cuando apenas instantes después, Víctor Salgado en una incorporación marca de la casa ponía un buen servicio al corazón del área por donde aparecía Hassan, lo suficientemente oportuno como para presionar al defensor en ventaja haciendo que este acabara introduciendo el Krasava en el fondo de su propia portería y tan astuto como para que más de uno dudara de si había sido el primer gol suyo como jugador del primer equipo.

    Como les digo, la sala del dentista. Todo demasiado perfecto. La simpatía de la chica de recepción no corresponde ni con los rostros a tu alrededor ni con el venidero dolor que imaginas. Han desinfectado con lejía pero date, colilla, que aquí han fumao. Eso decimos en mi pueblo.

    Habrá quien diga que al Colmenar se le pudo indigestar el gol. Puede ser y pese al empeño y las ganas, señor Juez, el “más corazón que cabeza” que suele decirse aproximadamente en el 90 % de las crónicas de esta categoría hizo acto de presencia por parte de los de la franja. Y mientras, el San Fernando a lo suyo, recuperando cada vez más balones sobre el césped del Alberto Ruiz, con el mismo temple independientemente del minuto y resultado, amenazando la retaguardia franjirroja al mínimo pestañeo. Y, como por pura lógica, acabó llegando el gol del empate, cuando un balón desde el costado de los visitantes, unos inoportunos traspiés defensivos y el delantero centro del San Fernando se alinearon en la misma constelación. El 1-1, comenzó a anestesiar el brillo en los ojos colmenareños. Pese a todo, pese a saberse ya en un sillón tipo transbordador espacial y con una inyección de esas que te deja dormido hasta el parpado, el Colmenar siguió empeñado en remar, e incluso disfrutó de una nueva ocasión antes del descanso que hubiera podido romper el empate.

    Tras el descanso, el Colmenar trató de recuperar en cierto modo el timón del encuentro pero nuevamente topaba con dos enemigos a cada cual más poderoso: en primer lugar un San Fernando que continuaba encontrándose más y más a gusto sobre el tapete colmenareño y el peor de los enemigos que no es otro que el desacierto, incluso el desasosiego que genera ese desacierto. No pasa nada por decir que el conjunto local no estuvo fino, que la circulación del balón no gozaba no ya del ritmo deseable sino del deseado (recuerden la mítica frase de Cela sobre estar dormido o estar durmiendo). Por contra el San Fernando cada vez se mostraba más cómodo sobre el tapete del Alberto Ruiz, como sabiendo que su opción llegaría. Y no tardó mucho en hacerlo, ni diez minutos: Con el Colmenar luchando contra sus propios fantasmas, San Fernando robó, buscó a su referente arriba quien controló orientado hacia la portería colmenareña y ponía el 1-2. El Colmenar incorporó savia nueva al terreno de juego tratando hacer de la necesidad virtud, y sustituyó a un Hassan tocado físicamente por Castro, quien hacía su debut con el Colmenar en Tercera División. La sensación que dejó Castro durante su participación no fue la del que se conforma con “llegar a”,  sino la del que trabaja para “convertirse en”. Detalles. Con el propio Castro, Anto y Vivi en la parcela ofensiva, el Colmenar trataba de agitar el avispero, y con la entrada de Julián en sustitución de un esforzado Jin, el Colmenar logró algo más de empaque en la parcela central.

    Comenzaron a ganar entonces protagonismo Ivo y Víctor por los costados, derrochando kilómetros en subidas y bajadas a la par que abrían una nueva vía hacia el dorado.

    Realmente la opción de puntuar “solo” estaba a un gol, y el equipo serrano ponía todo su empeño en la generación de ocasiones que pudieran acercarles a ese objetivo, pero el conjunto visitante resolvía desde un fenomenal trabajo táctico los problemas de álgebra que le planteaba el equipo franjirrojo. Y si eso ocurría  cuando el Colmenar disfrutaba del control del balón, cuando este se encontraba en poder del San Fernando, los del corredor del Henares lo administraban con sumo criterio, obligando a los locales a un esfuerzo defensivo más que relevante tanto en las jugadas de juego corrido (perdón) como en las acciones a balón parado.

    En la recta final del encuentro, Ceve sustituyó a un ovacionado Víctor, mientras que el choque iba evolucionando cada vez más hacia un -metafórico- intercambio de jabs entre ambos contendientes, y ya en tiempo de prolongación, llegaron el nudo y el desenlace.

    El Colmenar logró hilvanar una buena acción en el costado entre Ivo, Castro y Vivi que finalizó con el 7 colmenareño sacando un disparo potente pero que acabó saliendo por encima del marco del conjunto visitante, mientras que estos, a escasos instantes de la finalización del choque, anotaron su tercer tanto, poniendo los tres puntos en disputa a buen recaudo en su equipaje.

    No se puede decir que fuera una victoria visitante injusta ni mucho menos, como no deben doler prendas en decir que los colmenareños no jugamos como podíamos o como debíamos nuestras bazas en este partido. Tampoco este texto es de los mejores que leerán en su vida. Ni pese a eso dejaremos de contarles nuestras aventuras en Tercera. Ni siquiera los dentistas hacen siempre daño, por mucho que uno pueda llegar a comerse la cabeza en la sala de espera.

    Llega un punto en que uno se adapta.

    Jugaron: Sebas, Ivo, Víctor (Ceve), Maillo, Edu, Castillo, oh capitán mi capitán Nevado, Jin (Julián), Hassan (Castro), Anto y Vivi.



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio