Inicio / Colmenar Viejo

Se volvió a cortar un rabo en La Corredera por Miguel A. Perera

Julio Robles y Manzanares fueron los últimos que lo consiguieron en 1978. Buen debut de la nueva empresa Mariano Jiménez-José Ignacio Ramos, con una feria por el cambio de la recuperación
    • Maxi Pérez Estévez
    • |
    • 7 de septiembre de 2015

    Sábado 29: A oreja por coleta sin demasiada historia

     

    Se estrenaba en Colmenar la nueva empresa formada por el tándem Mariano Jiménez-José Ignacio Ramos y lo hizo con una novillada con picadores de Nazario Ibáñez que habrá sido la más agradable en cuanto a presencia de las que se hayan lidiado en La Corredera en tiempos modernos. En su mayoría los utreros de procedencia Núñez resultaron manejables y la terna resolvió la oportunidad con un empate de oreja para cada esportón.

    El primero en estrenar el casillero fue David de Miranda, que desde que inició por estatuarios y concluyó con bernadinas, planteó faena en los medios en la que alternó las dos manos y se mostró muy por encima de un novillo al que trazó buenas series, paciente y esperando en el embroque con mucha serenidad y valor. El cuarto le impidió redondear la tarde pues fue el más complicado y puso a prueba al novillero onubense, que resolvió la papeleta con solvencia más que suficiente.

    Ángel Sánchez no quedó satisfecho de su primera faena, en la que faltó acople salvo en una serie con la mano derecha en la que sí vació los viajes por debajo de la pala del pitón. Acusó en este novillo, como es lógico, demasiados meses de inactividad y que hacía su primer paseíllo de la temporada. Con el quinto salió a por todas e interesó a los aficionados por una actuación con mucha más fibra y en la se encajó en el dibujo de los muletazos con mayor calado de la tarde. Se tiró a matar en éste con enorme decisión.

    Álvaro García, bastante más toreado que su compañero de la Escuela Taurina de Colmenar, precisamente por lo que destacó fue por el oficio y la técnica con que se desenvuelve delante de los novillos. Al tercero le costaba repetir, de ahí que las series no tuvieran continuidad. Consiguió momentos de más conexión ante el sexto, con el que volvió a tirar de facilidad y también con un punto más de “enfado” para no quedarse atrás e igualar a sus compañeros en el cómputo de premios.

     

    Ficha

    Primera de la Feria de los Remedios. Un tercio de entrada.

    6 novillos de Nazario Ibáñez, de justa apariencia y manejables en líneas generales; el 4º resultó el más complicado.

    David de Miranda (añil y oro): Una oreja y ovación.

    Ángel Sánchez (sangre de toro y oro): Silencio y una oreja.

    Álvaro García (blanco y plata): Vuelta por su cuenta y una oreja

     

    Domingo 30: El diluvio universal

     

    Colmenar Viejo siente con emotividad el recuerdo de José Cubero “Yiyo” cada 30 de agosto y especialmente en esta ocasión que se cumplía el señalado trigésimo aniversario. En nada se pareció esta tarde a aquella aciaga de hace tres décadas, pues la corrida terminó de forma prematura, condicionada por una dantesca tormenta de verano que descargó tras la muerte del segundo y que obligó a suspender la corrida con los tendidos de La Corredera absolutamente desiertos y un público guadecido donde pudo ante tanto agua y un viento huracanado.

    Hasta ese momento, al margen del sentimiento hacia “Yiyo” en un respetuoso minuto de silencio, habían saltado al ruedo dos toros de Alcurrucén de preciosa lámina pero que cantaron de salida su mansedumbre.

    Juan Bautista pasó de muleta en redondo con corrección y un punto de frialdad a un primero al que había que llegar al hocico con los vuelos pues le costaba repetir los viajes y cuando lo hacía era sin especial humillación.

    Más declarada cobardía evidenció el segundo, al que Luque trató de corregir sus acometidas en arreones, cuando ya comenzaba a desatarse el vendaval previo al tormentón que obligó a la despavorida huida de todos a casa.

     

    Ficha

    Segunda de feria. Menos de media entrada.

    2 toros de Alcurrucén, de bonita presencia, muy en tipo ‘núñez’, mansos y con las complejidades de su encaste.

    Juan Bautista (turquesa y oro), silencio tras aviso.

    Daniel Luque (grana y oro), silencio.

    Juan del Álamo (rosa palo y oro), no pudo estoquear ninguno de su lote.

    Minuto de silencio al finalizar el paseíllo en el 30 aniversario de la muerte de José Cubero “Yiyo”  en esta plaza.

    La corrida fue suspendida a la muerte del segundo por torrencial tormenta.

     

    Lunes 31: “Pererazo” en plena euforia desbordada

     

    Necesitaba Colmenar Viejo una tarde de toros así. Esa es la principal lectura que debe quedar de una corrida de la que salió todo el mundo encantado y que debería servir para que esta plaza vaya recuperando poco a poco la receptividad entre los taurinos.

    Volvían las figuras a La Corredera y se encontraron con un público bondadoso, que derivó la tarde hacia la dadivosidad y contagió a un palco que tiró fácil de pañuelos blanco y azul hasta disparar el balance de un festejo que bienvenido sea para normalizar Colmenar de cara a ferias venideras, que buena falta hacía.

    La corrida se sustentó principalmente por el completo encierro salmantino de Valdefresno (seis de seis), que además dio la medida perfecta de lo que debe ser el “toro de Colmenar” en cuanto a seriedad acompañada de buenas hechuras y que encontró réplica en un rotundo Miguel Ángel Perera que consiguió redondear uno de sus triunfos grandes de esta temporada.

    El extremeño, que ya se había mostrado centrado y poderoso en lo que duró el primero de su lote, hizo explotar la tarde en el otro, del que se llevó los máximos trofeos. (Ningún matador había cortado un rabo aquí desde 1978, que lo consiguieron por partida doble Julio Robles y Manzanares).

    Ese quinto fue el toro más cornalón de la corrida y tuvo un comportamiento algo distraído pero Perera supo sujetarlo en una faena de gran autoridad, que reventó en un par de soberbias series con la mano izquierda. Un final de cercanías terminó por desatar la locura de unos tendidos puestos en pie con “Buscatodo” ya rajado, de ahí que no se corresponda la vuelta en el arrastre con mayores virtudes que lucieron otros toros de la corrida.

    Antes de ese faenón, Sebastián Castella se había encontrado con un doble trofeo excesivamente generoso (Colmenar y su fama de dura y exigente…) por una labor iniciada con estatuarios y en la que meció con suavidad las buenas embestidas del toro especialmente por el pitón derecho. En cambio, ese ritmo en los muletazos se echó en falta ante el primero, que se empleó con alta calidad.

    Morenito de Aranda tuvo enfrente el lote más encastado y exigente de Valdefresno y la tarde se le puso cuesta arriba por el triunfo de sus compañeros. Si no terminó de sentirse cómodo con un tercero de encastada repetición, salió en el sexto sin regatear esfuerzos y con momentos de regusto pero los aceros terminaron de privarle de lo que hubiese sido una salida en hombros al completo.

     

    Ficha

    Tercera de feria. Dos tercios de entrada.

    6 TOROS DE VALDEFRESNO, serios, bien hechos y de muy buen juego en su conjunto. Destacó por su calidad el 1º, algo gazapón el 2º, encastado y repetidor el 3º, de humillado temple por el pitón derecho el 4º, de alegre nobleza el 5º (Buscatodo, premiado con la vuelta al ruedo) y manejable el 6º. Una gran corrida de toros.

    SEBASTIÁN CASTELLA (marino y oro): Ovación tras aviso y dos orejas.

    MIGUEL ÁNGEL PERERA (burdeos y oro): Una oreja y dos orejas y rabo.

    MORENITO DE ARANDA (verde hoja y oro): Silencio tras aviso y ovación tras dos avisos.

    Castella, Perera y el mayoral de Valdefresno salieron en hombros. Luis Carlos Aranda saludó tras banderillear al sexto. Joselito Gutiérrez resultó herido al banderillear al segundo y fue atendido de una herida de 10 cm. en el tercio medio de la pierna derecha, que afectó al músculo tibial.

     

    Martes 1: José Aguilera, a hombros en la de promoción.

     

    Cuarta y última de feria. Novillada de promoción. Un cuarto de entrada.

    6 ERALES DE LA VENTANA DEL PUERTO, agradables, con calidad y de buen juego. El 2º fue devuelto por su debilidad y sustituido por un sobrero de la misma ganadería.

    JUAN ANTONIO ROMERO (marino y oro): Vuelta y silencio tras aviso.

    JOSÉ AGUILERA (sangre de toro y oro): 1 oreja y 2 orejas. Salió a hombros.

    LUIS MANUEL CASTELLANOS (azul pavo y oro): Silencio y silencio.



  • Comparte esta noticia en:

  • Escriba un comentario:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


    SÍGUENOS

    NEWSLETTER



       
       
      - Inicio
    - Colmenar Viejo
    - Tres Cantos
    - Deportes
    - Edición Impresa
    - Descargar número de este mes
    - Edición Impresa
         
    © Innovaciones Periodísticas S.L. 2012 | Contacto | Publicidad
    Diseño web: XeRouStudio